sábado, 20 de julio de 2013

Nuevas evidencias de un enorme océano en Marte

Indicios de un antiguo delta que indicaría que el agua habría cubierto la parte norte del planeta
 A la izquiefda, el área Aeolis Dorsa; a la derecha, el delta Selenga
 
Los investigadores han encontrado en Marte indicios de un antiguo delta de un río que podría haber vertido sus aguas a un gran océano. De haber existido, hubiera cubierto gran parte del norte del planeta.

 
«Los científicos tienen la hipótesis desde hace tiempo de que las tierras bajas del norte de Marte son en realidad el fondo del mar desecado, pero nadie ha encontrado el arma humeante», explica Mike Lamb, profesor de Geología en el Instituto de Tecnología de California (Caltech), institución que junto a la NASA ha impulsado la investigación.
Los resultados no prueban la existencia de un antiguo océano, pero aportan información que avalaría esta hipótesis. Es lo que sostiene Romano DiBiase, autor principal del de Cienciaestudio publicado en «Journal of Geophysical Research». La mayor parte del hemisferio norte de Marte es plana y con una elevación menor que el hemisferio sur, algo similar a lo que sucede en las cuencas oceánicas de la Tierra. La costa del océano habría sido la frontera entre las tierras bajas y las tierras altas
Los investigadores han usado nuevas imágenes en alta resolución de la Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) para analizar una zona de 100 kilómetros cuadrados que se halla en la posible antigua costa. Imágenes previas habían demostrado que esta región, parte de un área más grande llamada Aeolis Dorsa, está llena de canales invertidos que marcan los lugares de antiguos lechos de ríos. Estos canales se forman cuando los materiales pesados como la grava y los guijarros se depositan al fondo. Cuando el río se seca, el material más fino se erosiona y deja al descubierto el material más grueso.

Vistos desde arriba, los canales invertidos parecen un abanico, configuración que sugiere tres posibles orígenes: los canales podrían haber sido un sistema de drenaje de los ríos y arroyos que se juntaban en un río más grande; el agua podría haber fluido en otra dirección hasta crear un abanico aluvial; o los canales son en realidad parte de un delta.
Para valorar el escenario más probable, los investigadores recurrieron a imágenes de satélite tomadas por la cámara HiRISE de la MRO. El equipo fue capaz de determinar las pendientes de los canales cuando el agua seguía corriendo a través de ellos. Las mediciones revelaron que el agua se extendía hacia afuera, es decir, que los canales eran parte de un delta.
Los científicos habían descubierto deltas marcianos antes, pero la mayoría se encuentran dentro de un límite geológico, como un cráter. Pero el delta hallado sugiere que el agua desembocaba en una gran masa de agua como un océano. «Esta es probablemente una de las piezas más convincentes de la evidencia de un delta en una región confinada y un delta apunta a la existencia de una gran masa de agua en el hemisferio norte de Marte», dice DiBiase. Los investigadores creen que este océano podría haber cubierto una tercera parte del planeta, al menos toda la región de Aeolis Dorsa, que abarca unos 100.000 kilómetros cuadrados.
Hay otras explicaciones posibles. Lamb dice que ese delta podría haber estado dentro de un gran cráter que desapareció con el tiempo, aunque eso requiere un proceso más importante y significaría que la superficie marciana era geológicamente más activa de lo que se pensaba. El siguiente paso es continuar explorando los límites entre las tierras altas del sur y las tierras bajas del norte y analizar otros sedimentos para comprobar si proporcionan más evidencias de este océano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada