jueves, 15 de agosto de 2013

Coches, el próximo objetivo de los hackers?

Un grupo de hackers ha conseguido piratear el sistema de algunos coches híbridos, dejando al descubierto puntos débiles en sus sistemas de seguridad
Parece que el futuro de la automoción es eléctrico. Sin embargo, aunque los coches eléctricos son más respetuosos por el medio ambiente, y los sistemas híbridos están de moda, el contar con tanta tecnología puede ser un punto en contra, si no se cuida la seguridad. Por eso, un grupo de hackers ha demostrado que pueden hacerse con el control de algunos coches, mostrando sus debilidades antes de que personas malintencionadas puedan hacer uso de ellas.


Los expertos en seguridad Charlie Miller y Chris Valasek, dos hackers que trabajan con las empresas para localizar vulnerabilidades en sistemas antes de que otras personas lo hagan, han hecho lo propio atacando sistemas críticos en un Toyota Prius y un Ford Escape, y recogerán sus métodos, investigación y resultados en un documento de 100 páginas que deberá servir para mejorar la seguridad en los coches, sobre todo en aquellos con motores eléctricos e híbridos, que cuentan con una mayor interrelación entre sus sistemas electrónicos y mecánicos.
En concreto, en el caso del Toyota Prius, los hackers lograron frenarlo bruscamente cuando circulaba a 80 millas por hora (casi 130 kilómetros por hora). También pudieron mover el volante, y acelerar el coche. En cuanto al Ford Escape, se las ingeniaron para desactivar sus frenos cuando el vehículo circula a baja velocidad.
Estos hechos, que ya de por sí son peligrosos para los ocupantes del vehículo, pueden serlo aún más si pensamos en un coche que se dirige hacia un grupo de personas, edificios, parques, etc. En el caso del frenazo brusco, si eso ocurriera por una autopista a toda velocidad, las consecuencias podrían ser terribles.
Sin embargo, todas estas pruebas tienen un punto común que hace que no debamos preocuparnos tanto: fueron realizadas conectando directamente los ordenadores portátiles de los hackers al coche, estando ellos dentro del vehículo. Sin duda, esto hace que sean vulnerabilidades mucho menos críticas que si se hubiera tratado de ataques mediante Wi-Fi o Bluetooth, pero aún así, los responsables de Toyota y Ford han confirmado que trabajarán para evitar que este tipo de ataques se puedan producir aunque sea físicamente desde dentro del coche.
En cualquier caso, parece que ya en 2011 se realizaron estudios académicos sobre diferentes formas de atacar la seguridad de vehículos mediante conexiones inalámbricas, aunque esas investigaciones han permanecido en secreto, sin que llegue a saberse siquiera el modelo de coche que se logró hackear.
La tecnología avanza para estar a nuestro servicio (así debería ser), y sin duda nos ofrece grandes ventajas de cara a la automoción del futuro, creando coches más eficientes, con sistemas más inteligentes, y un mayor respeto por el medio ambiente. Sin embargo, no deben descuidarse aspectos como la seguridad de dichos sistemas, ya que de lo contrario podemos encontrarnos con peligros que antes no habíamos pensado, como que alguien pueda dirigir nuestro coche a voluntad, con el riesgo que eso conlleva.
+ info | Huffington Post

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada