lunes, 5 de agosto de 2013

Ferrari Alonso busca coche

Fórmula 1
Calendario
Mecánicos remolcando el coche de Alonso durante el GP de Alemania. | Reuters

  1. Siempre que alcanzó al menos tres triunfos estuvo en la lucha por el campeonato hasta el final
  2. Hace un año, tras su victoria en Alemania (Hockenheim), su renta sobre Vettel era de 44 puntos y el Mundial cayó del lado del alemán
  3. Se busca coche de color rojo. Rápido, fiable y consistente. Capaz de ganar 'tres o cuatro carreras'. En realidad hace tiempo que Ferrari anda tras su pista, pero no ha sido hasta ahora, en el ecuador de la temporada, después de un discreto episodio en Nürburgring, cuando Fernando Alonso ha levantado la voz, con la esperanza de que su mensaje vuelva a calar en cada rincón de escudería italiana. Igual que sucedió en Suzuka, durante el sprint final de la temporada pasada, con ese toque de atención clave -pidió un poco más de 'pegada' durante la clasificación de los sábados- para llegar a Interlagos con opciones de luchar por el Mundial. Más que los 34 puntos que ahora tiene perdidos frente a Sebastian Vettel, le preocupan las sensaciones, la distancia sobre la pista frente al temible Red Bull, que aún tiene solución de cara al futuro más inmediato.
    El nuevo recado del asturiano tiene una base bastante sólida. Sabe que con un monoplaza en disposición de llevarse 'tres o cuatro carreras', no ha hecho falta que fueran seguidas, su presencia en la batalla decisiva por el título, en Brasil, está casi asegurada. Así, ha ocurrido en las cinco ocasiones en las que ha tenido el Mundial en su mano. Las dos primeras, en 2005 y 2006, fechas mágicas de sus dos coronas mundiales, se fue hasta las siete victorias. En 2007, durante su único curso en McLaren, alcanzó cuatro triunfos que le permitieron entrar en el cuerpo a cuerpo con Raikkonen y Hamilton, en Interlagos, aunque el campeonato cayera finalmente del lado del finlandés, entonces en Ferrari.
    En su estreno con la 'Scuderia', en 2010, descorchó hasta el champán hasta en cinco ocasiones y sólo una pésima estrategia del equipo en Abu Dhabi, última parada de aquella temporada, le privó del triplete. De su última experiencia apenas han transcurrido unos meses. El pasado mes de noviembre compareció sobre el asfalto brasileño con los trofeos de Malasia, Valencia y Alemania y una nutrida serie de siete podios en las últimas ocho carreras -tres segundos puestos y cuatro terceros-. Pero Vettel, el mismo que le arrebató el sueño en su primera aventura con Ferrari, volvió a dejarle sin nada.

    De Hockenheim a Nürburgring

    "He estado tres años aquí de momento. Dos he llegado con posibilidades de ganar el Mundial, este año también estoy luchando. No se ha conseguido ninguno, pero es más o menos lo que me esperaba, estar todos los años luchando por el Mundial de Fórmula 1", relataba micrófono en mano, en el 'auditorio' de su escudería en Nürburgring. Con el aviso enviado y la perspectiva a corto plazo de otro duro Mundial. Tanto como el de la pasada temporada. Y eso que hace un año, más o menos por estas fechas -22 de julio-, el asturiano, tras un fin de semana grandioso sobre la pista alemana de Hockenheim -doblete con 'pole' y victoria-, ponía el Mundial patas arriba y parecía librarse definitivamente de Sebastian Vettel, uno de los grandes derrotados, casi definitivamente.
    Abandonó Alemania con 154 puntos en su cartera, frente a los 110 del piloto de Red Bull. Una renta que se terminaría diluyendo en cada posta por Asia y América, donde Vettel despertaría de su letargo. Un año después, con una carrera menos -ha desaparecido el Gran Premio de Europa-, el alemán suma 157 puntos, tres más que la versión 2012 del asturiano, y Alonso dispone de 123, 13 más que los que figuraban entonces en la cuenta de su gran rival. Un verano muy diferente pero no definitivo.
    El español sigue confiando en una reacción similar a la que permitió a la escudería energética salir de su ensimismamiento el curso pasado. Una rectificación a tiempo, dando casi por imposible que ésta llegue en Hungría, dentro de tres semanas, donde será el turno de los nuevos neumáticos, con construcción de los de 2012 y compuestos de los de 2013. Aunque entre medias, habrá unos tests de Silverstone (17-19 de julio), donde los pilotos oficiales podrán probar reglajes pero no piezas nuevas, eso que para los jóvenes. De ahí que Alonso, pese al cambio de opinión de la FIA -antes sólo permitía rodar para probar las gomas-, no tenga tan claro su participación, si no es para experimentar piezas nuevas.
    Por lo pronto, el mensaje del asturiano ya ha tenido la respuesta de Stefano Domenicali, jefe de la 'Scuderia', que ha pedido un ritmo diferente en el desarrollo del monoplaza. Falta por ver si cambio de paso en Ferrari le devuelve al bólido rojo la alegría que mostró a principios de temporada. El músculo que Alonso reclama para ese 'nuevo' coche con el que soñará durante lo que queda de verano. El que debe llevarle sano y salvo hasta Brasil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada