martes, 13 de agosto de 2013

¿Queréis ver cómo mama un gato de un perro?

Tengo dos gatos y una perra. primero esa perra fue Mina, la que está en cabecera del blog. Tras dejarnos por una leucemia fulgurante llegó Troya, que ya es una abuelita.


Ni imagináis la de veces que me han preguntado si mis perros y gatos se llevan bien. Parece que hay gente que no parece concebir tal cosa, cuando es muy fácil lograr que perros y gatos convivan. Prometo darnos pronto un post de consejos al respecto.
Tampoco es mucho más complejo lograr que perros y gatos desarrollen una relacion especial, que jueguen, que duerman juntos. De mis dos gatos, Flash es muy amigo de relacionarse con los perros que están por la labor.
Cuando llegó a casa siendo un cachorro Mina fue como una madre para él. El pequeño gatito buscaba consuelo (leche era imposible) mamando de la perra, ella lo permitió, le adoptó encantada. fueron inseparables.
Y su rabo era el mejor juguete.
Luego Troya aceptó encantada que en casa hubiera un gato-perro. Juegan mucho juntos, descansan juntos y comen juntos del mismo comedero.
Maya llegó a casa siendo mayor que Flash, con más miedo y más traumas. No tiene esa relación fluida con los perros, pero los acepta sin miedos.
No tengáis miedo de juntar perros y gatos en vuestras casas, hay muchos gatos perrunos y muchos perros gatunos en las protectoras.
Los perros y los gatos pueden llevarse muy bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada