miércoles, 7 de agosto de 2013

Tras naufragar, salva primero a su perra y después regresa a por su esposa

Para algunos, ciertas prioridades en su vida están muy claras. Este parece ser el caso de Graham Anley, un sudafricano jubilado, que tras encallar su velero en unas rocas, rápidamente puso un chaleco salvavidas a su perra, y raudo como una centella la llevó a tierra firme sin pensar lo que dejaba atrás. El amor de Graham por su Jack Rusell de nueve años de edad, llamado ‘Rosie’, debe ser infinito.


Mientras, en la embarcación se quedaba su esposa compuesta y sin marido. Y me imagino que con un estado de nervios de no te menees ya que el barco comenzaba  a hundirse. Como si de un guión de película de suspense se tratará, Sheryl, que así se llama la ‘abnegada pareja’, estaba atrapada por el timón del velero y no podía salir. Menos mal que tenía un chaleco salvavidas puesto y el agua no penetraba con mucha fuerza a través del casco. Eso sí, los minutos que tardó en volver Graham a rescatarla debieron ser angustiosos.

La perrita 'Rosie'
La perrita ‘Rosie’ con su chaleco salvavidas
Por otro lado, ‘The Protector’ (permitidme esta licencia con el señor Anley) se tomó todo el tiempo del mundo en poner a salvo a su perrita. Incluso encendió la baliza de posición del chaleco para que el equipo de rescate encontrara fácilmente al animal en la escarpada costa de East London (Sudáfrica).
¿Qué hubiera pasado si un golpe de mar vuelca la embarcación? La señora Anley podría haber muerto, pese a los cálculos de ‘The Protector’, un voluntario que había trabajado durante 22 años en los servicios de emergencia. Por muy experto que seas, siempre puedes fallar. Después de este hecho, ¿sentirá lo mismo Sheryl por su marido? ¿Pensará que quiere más a ‘Rosie’ que a ella? Un mar de dudas.
Lo mejor de todo es que el crucero de placer no terminó en tragedia, y ‘The Protector’ podrá seguir abrazando cariñosamente a su Jack Rusell. ¡¡¡No sin mi ‘Rosie’!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada